Hola @cariatydes,

Yo te creo.

Te creo porque yo también he sufrido que pongan en duda mis violaciones por venir de parte de la que entonces era mi pareja.

Te creo también, aunque a mí jamás me hubieran puesto en duda, porque veo a diario cómo la palabra de una mujer tiene que ser contrastada por la de un hombre para ser considerada como válida.

Desde aquí te mando toda la fuerza del mundo para que puedas aguantar la oleada de gente sin alma que es capaz de pensar que ganas algo (no sé exáctamente el qué) inventándote el infierno que has relatado, infierno que por desgracia es el día a día de miles de mujeres a quienes, obviamente, también se las cuestiona.

Te creo a pesar de que la gente se comporte como si en los casos de violencia machista, hiciera falta escuchar las dos versiones.

Te creo a ti, me creo a mí, creo a todas las increíbles mujeres que han tenido el súper coño de gritar su historia de maltrato para dar visibilidad a nuestra realidad, para que deje de considerarse un caso aislado, para que los tíos empiecen a replantearse que, aunque su amigo no tenga cara de maltratador y que parezca muy buena gente, cuando se queda a solas con su novia, la humilla, la veja y hasta la agrede físicamente. Tambien para que les consumidores de internet entiendan que tener muches seguidores o juntarse con influencers no implica ser una bellísima persona, porque SÍ, ese chico tan guapo y tan famoso que tanto nos gusta y tan encantador parece, spoiler: es un maltratador. Y por último, también, para que al señalar a los agresores, salgan sus defensores, y de esta manera tengamos mucho más fácil reconocer maltratadores potenciales y saber que ya no tenemos que acercarnos a kilómetros.

Gracias Paula por abrirte y vomitar tu historia. Gracias a todo el resto de mujeres que os animáis a contar la vuestra.

Yo sí os creo,

y os quiero a todas.

@SindyTakanashi

Publicidad
tienda

1 Comentario

Comenta

Por favor escribe tu comentario
Escribe tu nombre

2 + 2 =

* Se requiere casilla de verificación RGPD

*

Estoy de acuerdo