La nueva generación: Personas cisgénero; hombres con pene y mujeres con vagina, algo que parece una locura está comenzando a ser una realidad.

En este mundo en el que al nacer con vagina automáticamente te atribuyen el género masculino, y al nacer con pene el femenino, algunas personas se salen de esta norma y aseguran sentirse del género opuesto al que se le asignó al nacer. Mucha gente está en contra de esto a día de hoy pero esto es una realidad que viven miles de personas que sufren tanto el rechazo familiar como el laboral o el social.

Abel antes conocido como Andrea nos cuenta cómo la sociedad le asignó un género con el que no se identificaba y el bullying que sufrió en el instituto por parte de sus compañeros, que le gritaban que no podía ser un hombre si lo que tenía colgando entre las piernas era de señorita. También nos comenta que una vez incluso llegaron a tirarle piedras. Posteriormente, al sincerarse con respecto a su condición con su familia, le echaron de casa por ser un bicho raro. Al no encontrar un puesto de trabajo, a causa del mismo motivo, se vió obligado a prostituirse para ganarse la vida, y asegura que es el único trabajo en el que conseguía dinero ya que muchos clientes le visitaban por el fetichismo y el morbo de ser un hombre con pene, lo diferente, algo nuevo que había que probar.

Al imaginarnos viviendo en estas circunstancias igual nos explota la cabeza, ya que ponemos como lo diferente a lo socialmente entendido como correcto dentro de la cisnorma, es decir, darle importancia extrema y connotación negativa a la unión de unos genitales con un género que en nuestra “cabeza cisnormativa” entendemos como correcto. Pero esto mismo dado la vuelta es la dura realidad a la que todavía nos enfrentamos muchas personas trans en esta sociedad cis, y por ello desde moodboo queríamos hacer esta comparativa en la semana de el mundo al revés para que las personas trans no suframos en la vida real lo mismo que estas personas cis en ese mundo paralelo y, para que no se nos de extrema importancia a los genitales ni connotación negativa a aquellos no normativos. Si no aceptas la realidad de que hay mujeres con pene y hombres con vagina, necesitas deconstruirte de pensamientos tránsfobos y pensar que ese sufrimiento de Abel, que parece tan subrealista, puedes evitárselo a las personas trans tan sólo abriendo tu mente y aceptando que hay distintas realidades.

 

Publicidad
tienda

Comenta

Por favor escribe tu comentario
Escribe tu nombre

7 + 1 =

* Se requiere casilla de verificación RGPD

*

Estoy de acuerdo