Enfréntate a un mundo que sólo te quiere como adorno

Posted in ArchivoOpinión
  1. Recuerdo el caso de aquella mujer en EEUU que fue a comer un helado el día que dan helado gratis en Ben&Jerry’s. Estaba tranquilamente sentada comiendo su helado y unos hombres pasaron por su lado y le gritaron “sí, cómete ese helado, puta gorda”.
También me acuerdo del famoso vídeo de fat-shaming “Dear fat people” y de la maravillosa respuesta del casposo y señoro youtuber JPelirrojo diciendo que “les gordes están gordes porque quieren”.
Para empezar, una cosa clara: nadie decide ponerse a adelgazar con salud después de que otra persona la humille y le diga lo horrorosa que es. Como mucho, desarrolla una enfermiza relación con la comida y el aspecto físico que le traerá muchos problemas e infelicidad.
Juicios a unos kilos de más que la gente no entiende, que juzga y que condena. Sin tener en cuenta tus circunstancias, tu historia, tu mente y su funcionamiento, lo que has pasado y lo que te ha llevado (o no) a pesar lo que sea que pesas. Nadie se molesta en conocerte porque eres una “puta gorda” y eso les da derecho a juzgarte y a pensar que eres una vaga, que no tienes ninguna fuerza de voluntad.
La obsesión por la delgadez tiene casi siempre poco que ver con la salud. Que no te engañen, no te engañes a ti misma. No quieren que te quites la tripita por salud, a nadie le matan los michelines. Y si no no te lo diría gente que también tiene hábitos bastante cuestionables para la salud.
NO promovemos la obesidad. Pero NO QUEREMOS QUE LA GENTE SE ODIE. NO queremos que te sientas culpable el resto de tu vida. NO queremos que pases los años que te quedan sufriendo, tapándote, despreciando tus imperfecciones, pensando qué puedes hacer por mejorar y sentirte mejor, que por supuesto nunca será suficiente.
Tu cuerpo es tu herramienta de comunicación con el mundo, es lo que eres y lo que tienes. Enfréntate a un mundo que sólo te quiere como adorno. ¿Y si dedicásemos todo el esfuerzo y tiempo que dedicamos a pensar en lo que hay que comer, en si hay que adelgazar, en qué me pongo para que no se me note la tripa, en si hoy tengo que ir al gimnasio, a ser más libres, más fuertes y más independientes? ¿De qué seríamos capaces si no tratásemos de cargar con esa frustración y ese autodesprecio? ¿Por qué adelgazar es la única forma de querernos a nosotres mismes?

There are no comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

* Se requiere casilla de verificación RGPD

*

Estoy de acuerdo

Start typing and press Enter to search

Shopping Cart