¿Ese maniquí te representa?

Posted in ArchivoOpinión

¿Os habéis fijado alguna vez en los maniquíes de las tiendas de ropa?.

Me duele decirlo, pero si cobraran vida, necesitarían un ingreso hospitalario inminente.

De verdad que a mí, cada vez que los veo, se me derrumban todos los esquemas. Es lamentable ver cómo en todas las tiendas, da igual que las tallas sean grandes o pequeñas, se exhiban estos maniquíes que lo único que hacen, a parte de lucir modelitos de la talla baby born, que lo que hacen es fomentar las imposiciones estéticas a las que el patriarcado nos somete desde que nacemos.

 

Os mentiría si dijera que no recuerdo cómo fueron los orígenes del TCA (Trastorno de la Conducta Alimentaria) que sufro. Yo guardo recuerdos horribles de cuando tenía 11 y 12 años, y me iba con mi madre a comprar algún pantalón. Lo que se suponía que tenía que ser un rato agradable viendo tiendas y comprando ropa, para mí siempre acababa siendo un drama dentro de los probadores de las tiendas de Inditex, porque a parte de no barrer, que no sé por qué, pero siempre tienen el suelo lleno de pelusas como puños, pelos y triña en general, y de tener un sistema de tallaje no unificado, lo único que consiguen es volver a la gente loca.

Todo esto hacía que el verme allí, pisando eso en calcetines, reflejada en el espejo con esa luz, cuando ya me he probado tres pantalones y ninguno me entraba, me desfavoreciera de forma brutal. Lo único que me quedaba era llorar e insultarme. Y de verdad que sentía un dolor tan intenso que me quedaba destruida.

Cuando salía de ahí sintiéndome una mierda pisada, con los ojos llenos de lágrimas y más mocos que la Esteban, veía por todos lados fotos de chicas con cuerpos estupendos, donde las marcas anunciaban sus colecciones. Chicas que, bajo mi parecer y entendimiento (que en ese momento era el de una niña no enferma, pero sí muy afectada por los cánones de belleza), habían alcanzado el éxito y habían sido aceptadas por la sociedad más fácilmente simplemente por tener un físico X. Todo este asunto poco a poco me fue haciendo mella.

Con 13 años sufrí una pérdida muy importante, mi abuelo. Días antes de que falleciera, fui a la peluquería a cortarme el flequillo porque, aunque no se lo hubiera contado a nadie, yo ya había empezado mi proceso de cambio. Mala casualidad que volviendo a mi casa me encontré con una amiga de mi madre (y digo mala casualidad porque preferiría no habérmela encontrado jamás). Me dijo: “¡Qué guapa estás Allende, has adelgazado, estás guapísima.”

Y ese fue el comienzo del fin.

Me vine arriba. Mi abuelo falleció y fue un shock tan tremendo para mí que, de la noche a la mañana mi cabeza empezó a centrarse en el control, la hiperactividad y la estricta restricción. En poco tiempo conseguí encajar en las imposiciones estéticas y me sentí estupenda, ¡¡los pantalones me quedaban perfectos!!

Pero… ¿para qué quería pantalones si me pasaba el día encerrada en mi casa? Abandoné a mis amigues porque no podía centrarme en otra cosa que no fuera contar calorías, o quemarlas. Pobre pequeña Allende…

Podría seguir contándoos y prometo que lo haré, pero es que todo esto ha empezado porque no se puede permitir que esos maniquíes EXTREMADAMENTE delgados, sigan en los escaparates. Son piezas que observamos diariamente y que ya forman parte de nuestro subconsciente y YO ME NIEGO. ME NIEGO a que más gente caiga enferma debido a la potenciación de la sociedad patriarcal, mediante el aumento de las presiones sobre el cuerpo femenino.

 

@Allende.m

Comment (1)

  • Por fin alguien habla del sistema de tallaje de Inditex! Me deprime muchísimo y los demás piensan que estoy loca y que no es para tanto, que cada marca tiene sus tallas

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

* Se requiere casilla de verificación RGPD

*

Estoy de acuerdo

Start typing and press Enter to search

Shopping Cart