Los míos, los que me dan la gana.

Posted in ActualidadArchivo

Hoy vamos a aclarar algunos conceptos. Ya que, aunque no lo parezca, el lenguaje habla de cómo es la sociedad y así como la sociedad cambia, este también deberá hacerlo.

El otro día debatiendo con un chico (es importante destacar que era cis) me dijo que nuestro colectivo tenía cosas más importantes por las que luchar que el lenguaje. No le falta razón en que tenemos muchas cosas por las que luchar, pero: en primer lugar, si esta no es tu lucha no puedes decidir la importancia de lo que yo como oprimida considero importante y por lo que yo lucho, y en segundo lugar, me pregunto; ¿No os parece importante que se entienda nuestra realidad?, ¿No podría ser esa la base de los problemas quizás?, ¿Que la sociedad no entiende ciertos conceptos y por eso algunes nos toman como locxs?

Así que, si quieres informarte de la realidad para deconstruirte y poder hablar con propiedad sobre nuestra realidad, este es tu artículo.

Primero, empecemos por lo más básico; el sexo biológico y los famosos cromosomas XX o XY en los que se respalda mucha gente para justificar su transfobia.

Pero antes debería explicar lo siguiente: vivimos en una sociedad en la que está impuesto el binarismo de género, esto quiere decir que pretenden incluir a toda la sociedad en los géneros binarios; hombre y mujer. Obviamente se les escapa muchísimo. Este binarismo trae consigo los roles de género, que sirven como relaciones de poder; la mujer tiene vagina, es más débil que el hombre y debe ser guapa y femenina, mientras que el hombre tiene pene, está por encima de la mujer, y debe ser fuerte y masculino. Estos roles dictan ciertos comportamientos específicos para hombres y mujeres que crean diferencias de género entre ellos, si no te ajustas a este dogma se te tacha de “maricón” o “marimacho” y se te juzga por degradarte al actuar como una mujer y viceversa.

Deberíamos aceptar que esto sólo son comportamientos humanos y que no son ni masculinos ni femeninos.Esto es uno de los grandes pilares del patriarcado y por ende, del machismo.

Pero volviendo al sexo biológico y al género, estos dos no tienen nada que ver.  El sexo biológico sólo son tus genitales, pero en esta sociedad en la que se impone el binarismo de género y la cisnorma si naces con pene, por ejemplo, te asignan directamente el género masculino y no solo eso, sino que con ese género asignado con el cual puedes sentirte identificade o no, te atribuyen sus roles de género correspondientes, (en este caso masculinos) y la sociedad espera algo de ti.

Si esta persona se identifica con el género anteriormente mencionado será un hombre cis, y si por el contrario no se identifica con ese género sino que lo hace con el género opuesto será una mujer trans. Si esto se entendiese con claridad dejaría de existir la idea de que les trans nacemos en cuerpos equivocados, NO naces hombre y te sientes mujer, eres mujer pero te asignan hombre al nacer, y NO nacemos en cuerpos equivocados, es la sociedad la que nos dice que estamos equivocades y enfermes. Debemos aprender a amar nuestros cuerpos por la sencilla razón de que son nuestros, pero lamentablemente esta tarea se dificulta cuando en todos los medios se nombra a la personas trans como personas en un cuerpo equivocado. ¿Cómo no vamos a odiarnos?

Bueno, ahora que ya sabemos que el sexo biológico solo le sirve como dato a tu médico y que no tiene nada que ver con el género podemos hablar más profundamente del género.

Existen tres tipos de género: el biológico, el identificativo y el político.

El género biológico es el que se te asigna al nacer correspondiendo con tu sexo biológico según los patrones cisnormativos (si tienes pene te asignan hombre y si tienes vagina mujer) y como ya hemos dicho, puedes identificarte con esa asignación (cis) o no (trans).

El género identificativo es con el que tú te identificas y es el único válido; nadie dicta si eres mujer, hombre, género fluido, no binario, agénero, demigénero o un sin fin de posibilidades más, excepto tú.

Y por último, el género político es cómo te lee la sociedad dentro del binarismo de género, es decir, te pueden leer como hombre o como mujer. Aquí es donde se crea la disforia, porque tu género identificativo puede ser mujer y que la sociedad te lea como un hombre, razón por la cual la mayoría de personas trans sentimos la necesidad de cambiar algunas o todas nuestras características físicas a las socialmente impuestas para cada género; para que nos lean como realmente nos sentimos.

O también puedes ser no binarie, es decir que no te identificas ni con el género masculino ni el femenino pero aún así la sociedad te va a leer según las características estipuladas para cada género, una ordinariez en realidad.

Es por eso que en esta sociedad donde los roles de género están tan impuestos nuestra apariencia tenga carga de género, pero eso no quiere decir que una persona que se llame Andrea, lleve falda y pelo largo sea directamente una mujer, eso será su género político, pero lo único que puede asegurarte con certeza que Andrea sea una mujer o no es que se lo preguntes y te lo diga, género identificativo.

La realidad es mucho más compleja de lo que nos han intentado inculcar y quedan muchísimas cosas por explicar que no entran en este artículo y también por aprender (al fin y al cabo eso tratamos todes, nadie ha venido enseñado) pero poco a poco las iré explicando para que tú, persona que me lees, puedas debatir con conocimiento de causa y abrir alguna que otra mente. Porque el conocimiento es poder y así podremos cambiar un poco las cosas todes juntes. La unión hace la fuerza.

There are no comments

Deja un comentario

Start typing and press Enter to search

Shopping Cart

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies