No soy menos mujer que tú

Posted in ActualidadArchivoCulturaOpiniónSexualidad

Mucha gente piensa que las personas trans somos personas que vivimos en un cuerpo equivocado, o que nacimos con “x” género y nos pasamos al contrario, cuando la realidad es muy diferente. Si eres un hombre trans, eres hombre desde el momento que naciste. Pero al tener determinados genitales, la sociedad te asigna el género que supuéstamente te corresponde, y con ello unos roles de género, e incluso una sexualidad determinada.

Y aquí viene la gran pregunta: ¿Qué es ser hombre o ser mujer?

Sería casi imposible explicarlo sin caer en los estereotipos estéticos y sociales más básicos; así que ser mujer simplemente es sentirse mujer, ya está, no hay más misterio. No estás atrapade en otro cuerpo ni nada de eso, tu cuerpo es tu cuerpo, te quites o te pongas, y además es un tesoro. Tampoco necesitas tener vagina y un pelo largo para ser mujer, ni unos pectorales planos para ser hombre, ya que no somos objetos a los que nos faltan o nos sobran piezas, somos personas.

¿O acaso cuando una mujer cisgénero sufre cáncer de mama y tiene que extirparse el pecho deja de ser mujer?

No, ¿verdad?, porque lo que le hace ser mujer es sentirse mujer, nada más.

Esto es algo que la sociedad no entiende a día de hoy, como podemos observar fácilmente en la televisión por ejemplo en “La que se avecina”, “La chica danesa” o la nueva serie de Netflix “La casa de las flores”, donde ponen a hombres cis a interpretar personajes de mujeres trans. Mucha gente pensará ”pero si deberías estar agradecides, porque se está dando visibilidad a vuestro a colectivo, os están haciendo un favor”. Vale pero ocurre una cosa y es que la sociedad en su gran mayoría entiende erróneamente que una mujer trans es un hombre que se siente mujer y comienza un cambio tanto físico como hormonal para asemejarse al canon estético femenino. Y aquí está el fallo, que aparte de ser un colectivo oprimido no se entiende nuestra realidad, entonces si la televisión y los medios siguen perpetuando esta idea, de poco nos sirve que nos sigáis visibilizando como un hombre que se pone peluca y se viste de mujer.

A la gran mayoría debería parecerle una locura que un papel de una persona negra lo interpretase una persona blanca pintada de negro ¿verdad?, porque no es un disfraz, es una realidad. Entonces, ¿por qué no nos escandalizamos igual al ver que no ponen a personas trans a hacer personajes trans?. Lo peor de todo no es que los hombres interpreten estos personajes tirando de tópicos súper obsoletos, sino que además ni se les ha pasado por la cabeza la idea de llamar a una actriz trans para hacerlo, simplemente han buscado hombres, porque claro, se tiene que notar que es un hombre bajo una caracterización femenina ¿verdad?

¡¡¡Holaaaa!!!

Soy actriz trans y me encantaría poder hacer esos papeles, bueno esos o cualquiera, pero si ya de por sí es difícil que una actriz trans haga un papel cualquiera imagínate si encima ponen a hombres a interpretar los papeles de mujeres trans (apropiación). Sólo nos queda alimentarnos a base de pelusas y que se nos siga viendo como personas disfrazadas de otro género.

Lo ideal sería que cualquier persona tuviese la oportunidad de interpretar cualquier personaje tratado con sensibilidad, pero en este momento social, en el que, ni siquiera los actores que interpretan estos personajes conocen bien la realidad trans, lo realmente emponderante sería que nosotres les trans mostráramos esta realidad desde nuestra vivencia por lo menos hasta que esté totalmente comprendida la causa.

There are no comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

* Se requiere casilla de verificación RGPD

*

Estoy de acuerdo

Start typing and press Enter to search

Shopping Cart