“Que un tío sea gay no me importa, pero lo de que tenga pluma no lo entiendo, ¿qué necesidad hay?”. ¿Os suena esta frase? La he oído mil y una vez. Porque ya estamos en el punto en el que se acepta que los gays “hagan sus cosas de gays” pero, ¿que vivan en plan “locazas”?

 

Habrase visto semejante desfachatez, vivir como a cada uno le plazca. A dónde vamos a parar, si sales de fiesta y te encuentras a hombres bailando como Lady Gaga, o con tacones, o con maquillaje, riendo a carcajadas y no haciendo ese ruido de manada heteropatriarcal, o simplemente no siendo un “macho”. Madre mía.

Este rechazo hacia este comportamiento viene dado hacia el rechazo de lo femenino. A nosotras si se nos deja comportarnos así, porque es “lo nuestro”, y aun así provoca rechazo (“no entiendo por qué te maquillas tanto”, “por qué llevas tacones, con lo incómodos que son” o “por qué vistes así, llamas mucho la atención”). Un ejemplo de este rechazo a lo femenino podría ser la mal llamada “ropa unisex”, que no es más que ropa de hombre vendida en la sección de mujeres también. ¿Por qué las faldas no son unisex, pero los pantalones sí? ¿Por qué todo eso es “cosa nuestra”?

Así que que un hombre, que no deja de ser socializado como varón por muy gay que sea, muestre comportamientos anti-normativos, no mola en esta sociedad binaria y tan polarizada.

Y lo más hiriente es que el patriarcado persiste en la comunidad LGTB. Hablaba nuestra compañera Laura sobre el video de Alejandro P. E., en el que afirma sentir vergüenza ajena con el movimiento trans actual, que todo se ha convertido en un “circo”, o que no entiende por qué si tienes disforia corporal vas enseñando los pechos. Vaya. Ahora resulta que hay una única manera de vivir la transexualidad, y es únicamente encasillada en el binarismo.

Por eso hay gente que “no entiende” la pluma, porque despunta un poco de esa división polarizada. De hecho, los gays no fueron social y legalmente aceptados en EEUU hasta que no se vieron forzados a decir que en las relaciones homosexuales había rol de hombre y rol de mujer (EL NIVEL). No hablemos ya de “tener pluma” y ser hetero… tío, ¿es que quieres que le estalle la cabeza a alguien?

Incluso entre gays se produce frecuentemente este tipo de discriminación. El “abstenerse reinonas” abunda en perfiles de Grindr de machos muy machos que buscan otros machos muy machos. WTF la discriminación.

A ver si se empieza a aceptar que existen realidades más allá del binarismo y, sobre todo, que hay experiencias más allá de nuestra propia vivencia.

Publicidad
tienda

Comenta

Por favor escribe tu comentario
Escribe tu nombre

3 + 2 =

* Se requiere casilla de verificación RGPD

*

Estoy de acuerdo