Hoy me he despertado, he dado dos vueltas en la cama, o quizás tres. He cogido el móvil, he leído un grupo de WhatsApp y he pensado desde mi más absoluta ironía “¡Madre mía, qué suerte tengo joder!

Sí. Suerte. Por ser chica entro “gratis” a la discoteca y “me ahorro” diez euros. ¡Maravilloso! ¡Estoy pletórica!

Basta. De verdad, basta ya de ignorancia e indiferencia. Basta ya de soportar lo insoportable. Basta ya de creer que no pagar la entrada en una discoteca es un gran privilegio. Basta de creer que estás de suerte por ser mujer.

Cada vez que algo te salga gratis piensa que el producto eres tú. Sí, lo que lees. El mundo no da nada gratuitamente a nadie así porque sí. Plantéate ver más allá y descubrir que, quizás, eres una nueva estrategia de marketing machista envuelta en una apoteósica e inexplicable “generosidad encubierta” por parte de las discotecas.

Eh, chica que entra gratis a las discotecas y no ve más allá de la felicidad que le produce ahorrarse unos euros, ¡te hablo para decirte que se aprovechan de ti!

Pongámonos en situación. La mejor discoteca de tu ciudad envuelve bajo un sinfín de posts en Instagram la hiper fiesta que se avecina bajo el lema preocupante de “chicas gratis hasta las 2 de la mañana”.

La presencia de las mujeres en las discotecas interesa. Cuántas más mujeres, más hombres. Y como resultado una maravillosa campaña comercial.

Lo cierto es que esto no sólo nos perjudica a las mujeres sino también a los hombres. A ti mujer, por utilizarte como reclamo para “animar” a los hombres a que entren a la maravillosa discoteca repleta de chicas que no han pagado su entrada. Vaya, ¡qué suerte!. Y a ti hombre, porque esta estrategia esta diseñada para ti. Creen que la única finalidad que tienes cuando sales de fiesta es ligar.

El mundo de la noche tiene un claro trasfondo sexista y machista. Yo no quiero sentirme producto y tener que estar orgullosa de que decidan que, por ser mujer, debo de entrar gratis a una discoteca.

 

¿Por qué es importante el feminismo?

Adoptar una conciencia feminista es lo que nos está permitiendo a muchas personas reflexionar sobre lo que significa entrar gratuitamente a una discoteca cuando el verdadero motivo de la entrada… eres tú.

Publicidad
tienda

1 Comentario

  1. Como hombre me siento insultado, manipulado e incluso denostado por el el hecho que se de por sentado que voy a entrar a un local repleto de feminas que se supone son receptivas a mis inquietudes sexuales.
    La realidad es que no poseo un ciclo macho de apetencias sexuales gobernadas ellas por un calendario o por una visualizacion de hembras a mi alrdedor. Igual soy un simple, pero creo y siento que el sexo consiste en una conversacion, una atraccion paulatina y un sentido del saber estar delante de una mujer y de cualquier persona. El sexo no es que me regalen hembras a mi alrededor para ver si soy lo suficientemente habil para hacerlas caer en mis redes. El sexo es atraccion, amistad, confianza y mas cosas.
    Las mujeres tienen que negarse al marketing sexual y sexista y los hombres rechazarlo de igual forma no acudiendo a esos lugares.
    Buen articulo.
    Me gustaria que un dia se afrontase aqui eso de los piropos, actitud vergonzosa y para mi gusto hasta delictiva.

Comenta

Por favor escribe tu comentario
Escribe tu nombre

9 + 1 =

* Se requiere casilla de verificación RGPD

*

Estoy de acuerdo