Y tiene algo que decirnos.

Posted in ArchivoCultura

“Ser negre y trans en aquella época no era fácil. Nos perseguían por ser diferentes.
Debíamos escapar por ser quiénes éramos; en mis últimos años, no quedaba ya ningune de les que empezaron conmigo.
Todes habían muerto debido a las drogas, se habían suicidado o les habían asesinado.
No había ningún amparo legal que nos protegiese. La policía nos mandaba al calabozo la
mayoría de veces por el simple hecho de llevar más de tres prendas categorizadas como
prendas de mujer.
Era un verdadero infierno, y algún día debía acabar.
StoneWall 1969 hizo de nuestro deseo de cambio una realidad.

Ese 28 de junio, todes: Trans, Queers, Gays y Lesbianas; nos vimos impregnados por un
espíritu de lucha común. Nos enfrentamos a la policía. Yo les tiraba y tiraba piedras, cansada de la brutalidad policial que se cebaba con nosotres.
Fueron años completos de la lucha por nuestros derechos. El activismo era parte de mí porque sin él, debía dejar atrás todo aquello que yo era: mujer trans, negra, bisexual y trabajadora sexual.
Yo quería mis derechos y quería que toda la gente a la cual se los negaban también consiguiera los suyos.
No fue fácil, he de admitirlo. Una vez que los gays blancos consiguieron su libertad, nos
abandonaron y repudiaron como el resto del mundo continuaba haciendo.
Era difícil comprender cómo, habiendo emprendido este camino, nos dejaban a la deriva
mientras nosotres seguíamos sin ser aceptades y luchando por una vida mejor.
La causa de mi muerte quedó sin resolver, lo aparcaron como un simple suicidio. Y yo me fui con la esperanza de que las cosas cambiaran, de que mi muerte fuese la última que quedase impune y que de una vez por todas nos protegerían.
Me fui deseando que llegase el día en el cual no hubiese motivos por los que seguir
luchando, que las personas no corriesen peligro por ser, por el simple hecho de ser quiénes
son y ser como son.
Yo me fui, pero tu sigues ahí. Así que lucha, lucha en Comunidad y lucha por ti y por todes.”
Marsha P. Johnson, una activista trans y racializada, fue uno de los mayores focos de luz, lucha y esperanza que tuvo el Movimiento LGTBIQ+ durante los años 70. Y si tuviera que decirle al mundo algo a día de hoy, yo me imagino unas palabras así, dichas mientras mantiene una sonrisa espléndida en la cara llenándonos a todes de optimismo y perseverancia.
Por Marsha y por todes les que se fueron con ella, a casi 50 años de la mecha LGBTIQ+ que prendió Stonewall; hoy 28 de junio de 2018, os pido que salgáis a la calle y claméis por los derechos de todes, que os acordéis de aquelles que aún no pueden hacerlo y chilléis
muchísimo más.

There are no comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

* Se requiere casilla de verificación RGPD

*

Estoy de acuerdo

Start typing and press Enter to search

Shopping Cart