Yo soy el “Amigo Maricón”

Posted in OpiniónSexualidad

Pensé en escribir esta entrada al darme cuenta de que la mayoría de películas o series que he visto sobre adolescentes desde High School Musical hasta Riverdale, cuentan con un “amigo maricón” que no interesa demasiado, es preso de los clichés y hace el mismo daño que conjuntar negro con azul eléctrico.

Vivir en una sociedad en la que al mismo tiempo que te descubres, creces con este tipo de contenidos audiovisuales, provoca un enorme rechazo hacia uno mismo. Darte cuenta de que eres maricón, y que veas al mismo tiempo en la television a personas como tú representadas como “complementos” de chicas populares no favorece, en absoluto, un desarrollo personal satisfactorio.

Vives con temor a convertirte en el nuevo hermano de Sharpay Evans (HSM) o ser el maricón al que todos pegan pero que nadie hace nada por él. A veces incluso, esa vida de abuso puede ser abrillantada si la animadora empieza a juntarse contigo para que la aconsejes en sus modelitos, o te utilicen por ser el hijo del sheriff para proporcionar información (Riverdale). O incluso, ¡sorpresa!, puedes ser el maricón que lleva la revista del instituto y que sacas los trapos sucios de todos y hasta se llega a acostar con el hetero maricón del instituto (13RW).

Me hubiera gustado vivir o al menos, descubrir, otros productos audiovisuales donde aparecen personajes homosexuales fuertes e independientes, con trama, que derriben cliches absurdos. Y no crecer con la visión de otras personas proyectadas sobre nuestro colectivo hechas de manera vaga y con fuertes prejuicios.

Y así sucede, que cuando creces y te interesas por otro tipo de productos audiovisuales más fieles y te metes de lleno en la cultura LGBT, surge la absurda pregunta de algún amigue o conocide … ¿Tú solo ves cosas de maricones?

Perdona… Alomejor es que me interesa ver películas donde puedo ver representaciones reales sobre personas como yo con las que me pueda identificar. Piezas audiovisuales en las que ser gay no es el problema, sino que el problema es cualquier tipo de situación, pero desde el punto de vista de un maricón como “Call me by your name” , “die mitte der welt” o “Beira Mar” (o la última serie “Heathers” que maneja muy bien los clichés colocándote en una situación como espectador, que te permite reírte de ellos y por ende, dinamitarlos desde dentro)

Y ya de paso, defender estas representaciones para acabar con los clichés y que esto no trascienda fuera de las pantallas, porque ser maricón no me convierte en un complemento. Porque no te voy a acompañar para que te compres ropa, no vamos a quedar para que te haga fotos, y no te voy a dar consejos de maquillaje. Porque, ¡SORPRESA!, no todos los maricones somos decoradores, personal shoppers u organizamos obras de teatro.

Somos personas, que como el resto del mundo, tienen sus intereses individuales. No me extraña que encontremos a gays queriendo destacar habiendo crecido en una sociedad en la que se les ha mostrado como auténticos muebles,… rosas, pero no dejan de ser muebles.

No me culpes a mi si quiero destacar, si quiero defender mi identidad o de si quiero ser quien quiera ser; culpa a una sociedad machista/ homófoba que ha creado productos audiovisuales para adoctrinarnos mostrándonos como objetos inofensivos sin voz ni voto para no vernos como una amenaza y ellos vivir tranquilos.

Porque no, no soy tu amigo maricón, ni tampoco soy solo un maricón, yo soy La Keim, enchantée.

There are no comments

Deja un comentario

Start typing and press Enter to search

Shopping Cart

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies